La clase media, ya no quiere limpiar

La nueva clase media de nuestros tiempos ya no quiere perder el tiempo limpiando, prefiere invertir el tiempo en otras cosas, como el ocio. En el siglo XXI el tiempo es lo más importante. Queremos todo lo mejor.  Según los los últimos datos sobre hábitos de limpieza recogidos por el INE, los españoles dedicamos más de dos horas diarias a la limpieza del hogar.

En los últimos años, la clase media ya no se priva de tener una casa limpia y ordenada, ya no es necesario ser rico para contratar asistentas por horas o con jornada parcial.

De esta manera, nos hemos convertido en los europeos que más tiempo invertimos en dicho menester, en  comparación con el resto de Europa.

Hemos contactado con personas con diferentes edades comprendidas entre 30 y 50 años, y la gran mayoría coinciden en lo mismo ” odio planchar ” Tener una empleada del hogar ya no es un signo de distinción de clases, es también una necesidad, ya que una persona puede estar indispuesta para las labores del hogar . Hablamos con un chico, de 36 años que vive solo en la ciudad de Barcelona, de alquiler. No dispone de grandes ingresos, los suficientes para vivir una persona sola, pero nada más. Tiene contratado un servicio de limpieza que acude a su casa una vez por semana. Comenta que odia planchar, que es superior a sus fuerzas, pero tienen que ir bien planchadas sus camisas, porqué trabaja de cara al público. Paga a una empresa de asistentes del hogar, acudiendo a su casa tres horas a la semana. Le cobran 46 euros en total.

Normalmente, invierten una hora planchando la ropa y el resto realizando limpieza profunda en el domicilio. Pero este Señor comenta. ” vale mucho la pena, ahorrarme el llegar a casa por la noche y ponerme a limpiar a fondo ”